Volver al listado

Alberto Piñera estudiante de Medicina te habla de todo sin pelos en la lengua

Alberto llegó con su familia a Unicasa con sus maletas en la mano desde la vecina Logroño tras concluir 2º de Bachillerato dispuesto a convertirse en Médico y nos cuenta sin rodeos y desde su experiencia lo vivido hasta ahora.

 

¿Recuerda cuando decidió venir por primera vez a Pamplona, qué dudas, qué miedos tenía…?

Bueno, supongo que un poco las de todo el mundo ¿Si se me iba a dar bien la carrera? ¿Cómo será la Universidad? ¿Cómo serán mis compañeros? No sé… las típicas. Recuerdo que lo que más me impresionaba era un poco como sería el ambiente dentro de la universidad. Ya sabes… (risas)

.

Y una vez estuvo en Pamplona, ¿era para tanto? ¿le costó mucho adaptarse?

La verdad es que la primera semana fue un poco shock. Vivir fuera por primera vez… No conocer a nadie… Pero vamos, una vez pasada la primera semana todo va rodado. Empiezas a conocer gente, te das cuenta de que hay personas agradables – esto puede parecer obvio, pero no es lo mismo saberlo que creértelo-, en definitiva te haces rápido un sitio, y no conozco a nadie que no se haya integrado, y eso que hay algunos casos…

.

¿Qué fue lo más complicado?

Lo más complicado para mi fue darme cuenta de que en la Universidad hay que compaginar los estudios con pasárselo bien. De nuevo digo una obviedad pero hay más gente de la que te crees que no asimila esto. Al final te lo vas a pasar genial pero no hay que olvidar a lo que vinimos. Hay tiempo para todo si te sabes organizar. Aprender esto creo que me llevó un tiempo pero bueno, se aprende tarde o temprano. (risas)

.

¿Le ayudó alojarse desde el principio en Unicasa a tener un aterrizaje tranquilo en la carrera y en la ciudad de Pamplona?

Sí sí, sin duda. Recuerdo con mucho cariño mi primer año en Unicasa. Aunque no conocía a nadie de mi piso al comienzo, resultaron ser gente maravillosa. No lo cambiaría por una residencia. Creo que estar como en tu casa es importante para poder sentirte más integrado en la ciudad, y eso siempre ayuda.

.

¿Qué le parece el ambiente universitario de la ciudad?

Bueno… tampoco me quejo. Al final no olvidemos que hay dos universidades. Así que es bastante mejor de lo que la gente se imagina. Hay un poco de todo y para todos los gustos. No es como una ciudad grande, pero sin ninguna duda es mejor que en una ciudad pequeña. Pero aquí hemos venido a estudiar ¿no? (risas)

.

¿Qué cree que le está aportando estudiar una carrera lejos de su casa?

 Bueno, vivir fuera de casa es una maravilla. No volvería ni a rastras (como lea esto mi madre…). Es una pasada poder tener una casa y ser más o menos “independiente”, no lo cambiaría por nada. Sin ninguna duda la libertad de vivir lejos de casa es lo que no cambiaría nunca.

.

¿Qué consejos daría a los futuros alumnos que tienen pensado venir a estudiar a Pamplona?

 Que estén tranquilos. Que la universidad está muy bien, se lo van a pasar genial, y que si saben organizarse hay tiempo para todo. No se dice que la universidad es la mejor etapa de la vida por nada.

.

¿Por qué recomendaría a otros alumnos venir a Unicasa?

 Bueno, sin ninguna duda es la mejor alternativa. Seamos sinceros ¿Que hay mejor? Puedes ir a una residencia. Pero hay ya estas controlado, en una habitación pequeña y sin la libertad que te da tener tu propia casa. Al final vas a conocer un montón de gente vivas en residencia o no. Puedes irte a un piso por tu cuenta. Pero mejor conocer gente para eso y a veces sale muy mal. Unicasa tiene todo lo bueno de estar en residencia y todo lo bueno de estar en un piso. No sé, yo no lo pensé demasiado. Además tienes sofá. Vete a una residencia y verás como tener sofá es un bien de primera necesidad. (risas)

.

FOTO – Alberto a la entrada del Parlamento Europeo en Luxemburgo

Comparte esta noticia: